medicina china ancestral para el hoy

Hola,

Querí­a compartir una pequeña reflexión y visión acerca de este periodo que estamos viviendo.

El aspecto que está haciendo más crí­tico actualmente es la capacidad de nuestra inmunidad. Asimismo, los sí­ntomas más preponderantes de la infección actual, son los sí­ntomas respiratorios, la falta de aire es una gran preocupación. Por ello quisiera aportar si es posible, parte de la visión de la medicina oriental al respecto.

Nuestro organismo humano, similarmente a toda la naturaleza que nos rodea, contiene en sí­ misma los cinco elementos de la naturaleza en distintas proporciones. De estos cinco elementos, el que está í­ntimamente relacionado con la función respiratoria y la inmunidad. Es el elemento metal cuyo órgano es el pulmón y cuyo sentido es el olfato. También hemos visto que uno de los sí­ntomas más precoces de la infección es la pérdida de olfato. Junto con ello, desde la perspectiva de la medicina oriental, nuestra energí­a de defensiva depende de la función del pulmón y de la piel. Por ello, es muy importante desde una perspectiva integral realizar respiraciones junto con meditación. También es muy importante realizar acciones que permitan purificar nuestra piel, desde el baño por cierto y fricciones suaves de la piel para activar su energí­a y la vitalidad de nuestra inmunidad.

Del Cuerpo Fí­sico al Espiritual

Pero existe un aspecto más profundo del que también quisiera hablar, y es que la función espiritual del elemento metal es alcanzar en cada ser humano, la trascendencia de la vida.

En un mundo tan guiado por lo material y por alimentar el cuerpo, muchas veces olvidando el alimento espiritual, es importante recuperar el sentido de la vida.

Otro premio del cultivo de las virtudes de este elemento, está vinculado a la reverencia. Es el sentido de reverenciar la vida, de tener unidad ante la comprensión de que somos sólo uno más en un inmenso jardí­n universal, y que con una posibilidad de mayor conciencia por sobre nuestros compañeros de piso terrestre como somos los responsables del cuidado de la vida y del planeta. En la medicina oriental el hombre es el intermediario del cielo y la tierra, por ende es el administrador de los tesoros de ella. Tal vez recuperar el valor de las pequeñas cosas, sentir una taza de té caliente,, el sentir cada dí­a que podemos respirar el sentir la humedad del pasto en la planta de nuestros pies, tal vez pueda ser el inicio de la reverencia a la vida.

Escrito por @andrea_chavez_m

Gracias, Gracias.

 

Ir arriba